Landarbaso Abesbatza ha participado en la 49 edición de Concurso Internacional de Coros de Spittal an der Drau en Austria obteniendo un meritorio 2º PREMIO en la modalidad de polifonía. Cabe destacar que el coro se ha medido a otros 9 grupos, entre ellos, el coro APZ Tone Tomsic de Eslovenia, el grupo Akustika Chamber Singers de Suráfrica o el coro Suginami Gakuin Kikuka de Japón.

El jurado resaltó el nivel ofrecido durante la presente edición después de seleccionar los 10 coros participantes de más de 200 inscripciones de participación recibidas.

El concurso de Spittal an der Drau se divide en dos secciones: folclore y polifonía si bien éste último se divide en dos sesiones diferentes. De este modo, el viernes día 6 de julio, se celebró la modalidad de folklore en la que Landarbaso obtuvo un meritorio 4º puesto interpretando las obras “Neskatx´ Ederra” de Xabier Sarasola, “Kitolis” de Aranburu y “Akerra ikusi degu” de Guridi.

El sábado 7 de julio se celebró la modalidad de polifonía. A las 10 de la mañana tuvo lugar la interpretación de las 3 obras obligadas en el auditorio de Spittal an der Drau (“Musica noster amor” de Gailus, “Beati quorum via” de Stanford y “Trinklied” de Thurnher). A la noche, ya en el palacio de Porcia, se interpretaron las 3 obras de libre elección que fueron “Cantate Domino” de Josu Elberdin, “Jubilate Deo” de Ko Matsushita y “Kalejs Kala Debesis” de Selga Mence.

Cabe destacar el buen ambiente vivido con el resto de los coros participantes durante la competición. Así, tanto el viernes como el sábado, durante la hora y media de tiempo de deliberación que se tomó el jurado, los 10 coros estuvimos cantando diferentes obras unos a otros así como interpretando todos juntos las 3 obras obligadas del certamen.

Por último mencionar la gran ilusión de todos los coralistas de Landarbaso. Aunque durante los últimos años se hayan ganado importantes premios a nivel internacional (Tours, Tolosa, Olimpiadas de China, California, Debrezen etc.) el coro no pierde esa ilusión necesaria para avanzar y mejorar pudiendo observar lágrimas de alegría en los ojos de los coralistas después del premio conseguido.

 

Comparte este artículo